El Coral es Sensible a Pequeños Cambios de Temperatura del Océano

Un nuevo estudio que utiliza datos satelitales muestra que el evento de decoloración fue más extremo de lo que pensábamos en la Gran Barrera de Coral entre 2015-2016.

Traduccion de https://sciworthy.com/coral-is-sensitive-to-small-changes-in-ocean-temperature/

Imagina caminar por un vasto desierto vacío por miles de kilómetros en todas las direcciones. Piensa en el alivio y la alegría que sentirías al encontrar un oasis lleno de vida. Nadar a través del océano abierto y chocar con un arrecife de coral brindaría el mismo estallido de biodiversidad. Sin embargo, estos ecosistemas únicos son muy sensibles a los cambios ambientales. Los corales y las especies que dependen de él luchan por sobrevivir cuando la temperatura supera la temperatura óptima.

El aumento de la temperatura no mata al coral de inmediato. A medida que aumenta la temperatura, inicialmente se someten a un proceso llamado blanqueamiento, mediante el cual expulsan algas simbióticas que les ayuda a proporcionar energía y nutrientes. Al igual que la tela rociada con cloro, esto hace que el coral pierda su color, pero a diferencia de la tela, no necesariamente es permanente. Aún así, debilita el coral, y aunque pueden recuperarse del blanqueamiento, una mayor exposición a altas temperaturas eventualmente los matará. Estas temperaturas solo necesitan estar unos grados por encima del máximo habitual, por lo que los cambios pequeños pueden ser realmente significativos.

Esto es particularmente preocupante dado que los científicos predicen que las temperaturas oceánicas aumentarán en los próximos años como resultado del cambio climático. Para comprender cómo cualquier cambio futuro podría afectar los arrecifes de coral, es vital contar con datos cuantitativos para relacionar los cambios de temperatura con la respuesta del coral. Los científicos oceánicos usan una medición llamada ‘Semanas por grado de Calentamiento’ (DHW, por sus siglas en inglés), que proporciona una medida de cuánto tiempo el coral está expuesto a una temperatura más alta y qué tan intenso es el calentamiento. Podemos medir esto utilizando datos satelitales, lo que permite una cobertura continua de los arrecifes de coral de todo el mundo.

Con los datos satelitales en mano, un grupo de investigadores colaboradores de Australia y Estados Unidos ha explorado cómo el dramático aumento de la temperatura a finales del 2015 y principios de 2016 afectó a los corales de la Gran Barrera de Coral, frente a la costa australiana del este. Este evento de blanqueamiento ha sido ampliamente reconocido como un período históricamente catastrófico para la barrera de coral, pero los autores del nuevo estudio son los primeros en investigar cómo el blanqueamiento y la muerte del coral se relaciona con los cambios directos de temperatura.

Sus hallazgos no son alentadores para los corales. Estudios anteriores han sugerido que el blanqueamiento del coral ocurre después de 4 semanas por grado de calentamiento y el coral muere después de 6 semanas por grado de calentamiento. Sin embargo, este nuevo estudio descubrió que el coral comienza a morir tan temprano como 3 semanas por grado de calentamiento, y más de la mitad muere en 5 semanas por grado de calentamiento. Dado que más del 20% de todo el arrecife estuvo expuesto a 8 o más semanas por grado de calentamiento, el alcance de la muerte de los corales en todo el arrecife fue considerable. De hecho, el 30% del coral murió.

Cuando los autores analizaron con más detalle qué corales se veían más afectados, encontraron diferencias claras entre ciertas especies. Donde el blanqueamiento fue más intenso, esto dio lugar a grandes cambios en la estructura general del arrecife; dado cuán delicados son estos ecosistemas, tales cambios importantes en el equilibrio de especies tendrán una amplia gama de efectos en la amplia variedad de otras criaturas marinas que dependen del coral.

Afortunadamente, los corales pueden recuperarse de los eventos masivos de decoloración y muerte. Sin embargo, esto lleva tiempo; incluso para los corales de crecimiento rápido, la recuperación tiende a requerir 10 años, mientras que el coral de crecimiento más lento necesita hasta 30 años. Como lo demostraron los autores del estudio, el coral es aún más sensible, según lo visto anteriormente. Como señalan los autores, es probable que los corales continúen sufriendo hasta que los arrecifes se reorganicen en ecosistemas más resistentes al calor.

es_COEspañol de Colombia
es_COEspañol de Colombia